Entradas

Votar con racionalidad

Imagen
Los partidos (y todos sus tentáculos) en estos días, tienen en mente un único objetivo: como influir en nosotros para conseguir que metamos en la urna la papeleta que les da el poder. Nada sorprendente, es muy lógico.

Ante ese interés de los políticos por influir, los ciudadanos podemos elegir entre dos actitudes, ceder y convertirnos en una derivación de sus tentáculos (consciente o inconscientemente) o pensarnos bien que vamos a votar y resistirnos a que manipulen nuestra voluntad.

La herramienta fundamental, casi la única, para manipular nuestra voluntad es la emoción (Esto no es solo aplicable a la política, es válido para cualquier proceso de publicidad) Por lo tanto debemos intentar no tomar decisiones sobre el voto basándonos en emociones. Dicho de otra manera, procuren evitar votar con el corazón o con el estómago, a esas vísceras van dirigidos todos los mensajes de los políticos (y los de sus tentáculos, por supuesto)


Si tienes que operar a tu hijo del corazón ¿quién prefieres q…

La democracia está sobrevalorada

Imagen
La democracia formal, la que consiste en esos ritos carísimos para llevar a 350 españoles al Congreso de los Diputados y 265 más al Senado, está exageradamente sobrevalorada. 
La hemos mitificado porque se ha considerado como la antítesis de la dictadura. Los propios vividores de esta “democracia” utilizan términos pseudo religiosos para convertir en algo indiscutible lo que en realidad no son más que mantras que les permiten crear mecanismos para poder ocupar un poder del que se benefician sin escrúpulos.

Hay tres argumentos elementales que permiten ver claramente que esa democracia no tiene, ni de lejos, el valor que los trepadores del poder le quieren dar:
1. No tienen en cuenta lo que votamos. Las últimas chapuceras negociaciones, montadas como paripé para conseguir hacernos ir a votar otra vez, dejan claro que a los jefecitos de los partidos les importa un bledo el resultado de las elecciones. Sin el menor pudor se pelean para ver quien se hace con el manejo de la mayor parte posibl…

Spain should be different

Imagen
¡Ya va siendo hora de que salgamos de nuestra depresión!

Como país tenemos un pasado singular. Hemos protagonizado momentos muy importantes de la historia del mundo. España protagonizó e impulsó la primera ola de globalización de la historia. Los españoles, los de entonces, no los de ahora, extendieron por el mundo una lengua, una religión y, como consecuencia, una cultura que aún sigue viva en el mundo.


Evitemos la discusión de si hemos sido ángeles o demonios. Cómo bien dice Pérez-Reverte, esa historia, buena o mala, oscura o luminosa, es nuestra historia. 

Fueron los españoles de entonces los que hicieron todo eso. Los españoles de ahora, muchos, no todos por suerte, seguimos en la depresión y atrapados por una mezcla de culpabilidad y nostalgia.

La depresión, la culpa y la nostalgia son, demasiado a menudo, simplemente coartadas para no afrontar nuestra responsabilidad como nación (o como cultura o como pueblo) en el mundo. 

Yo no creo que los españoles (y mucho menos los de hoy) tenga…

Despertar a los avestruces

Imagen
¡Qué poco nos cuesta despertarnos cuando sabemos que lo vamos a pasar muy bien!

¡Qué difícil despegarnos de las sábanas cuando no nos gusta lo que nos espera!

Cuando sabemos que vienen dificultades es inevitable la tentación de taparnos con la almohada o esconder la cabeza en la arena.

Llevo 40 años en el mundo de los unos y los ceros. La automatización, la informatización, la digitalización, la robotización o lo que ahora, ampulosamente, llamamos «transformación digital»

Hasta hace unos meses solo los “iniciados”, usando un lenguaje críptico, nos atrevíamos a hablar sobre este mantra de moda. De pronto hasta los tertulianos, sin entender nada esto (cómo en el 90% de los temas) pontifican sobre los beneficios y las amenazas del mundo digital.

Ya sabemos que los coches se conducirán solos, que Google y Facebook estarán al día de los terribles secretos de nuestras vidas (es imprescindible tenerlos para que esto sea un problema). Nos imaginamos cómo nuestro armario ropero creará la lista…

¡Si mi abuela tuviera ruedas!

Imagen
¡Si mi abuela tuviera ruedas sería una bicicleta!
Cuando yo era preadolescente, 12 o 14 años, me encantaba mirar a los señores que venían a reparar las máquinas de Pinball (Pinball es el nombre moderno, nosotros las llamábamos “Petaco” o, simplemente, “maquinitas”)
Me encantaba ver cómo eran todos aquellos mecanismos complicados. No los miraba para entender como funcionaban, no me hacía falta. Yo tenía un cuaderno en casa donde había dibujado mis hipótesis sobre el funcionamiento de cada parte. Yo esperaba con ansiedad a que abrieran las tapas de aquellas máquinas para comprobar si había acertado.
Cómo podéis suponer, no siempre acertaba ¡No siempre! Pero la mayoría de las veces sí. Y es que yo nací ingeniero. Los que han trabajado conmigo lo saben, estudié ingeniería porque ¿qué otra cosa puede estudiar un ingeniero?
Mi sistema para entender las “maquinitas” me dio tan buen resultado, me divertía tanto comprobando si acertaba o no, que se ha convertido en mi forma de entender las regla…

Harakiri o revolución

Imagen
Los políticos tienen privilegios. Los tienen y los conservan porque son ellos los que tienen que decidir eliminarlos y no les conviene. Si hiciéramos un referéndum para quitarles estos privilegios la mayoría a favor del SÍ sería apabullante pero ¿por qué no se convoca ese referéndum? La respuesta es obvia, ellos tendrían que convocarlo y nadie puede obligarlos.

Cuando hablamos de corrupción, todos opinamos que los corruptos deberían devolver todo lo que hayan ganado ilícitamente. No hay duda, pero ¿Por qué no se adaptan las leyes para introducir esto? Pues porque los únicos perjudicados serían los políticos y no les conviene.

En un país donde están regulados los incrementos de ingresos y precios de tantas cosas (medicamentos, servicios públicos, energía, etc.) los políticos, de cualquier nivel, pueden elevar sus retribuciones sin más que ponerse de acuerdo entre ellos mismos. ¿Cuál sería el resultado de un referéndum para abolir estas subidas de salarios? ¿Nos darán la oportunidad de vo…

Una visión en tres dimensiones: Proyecto Iceberg

Imagen
IntroducciónEl Proyecto Iceberg nace de la conciencia de los cambios tan importantes que se están produciendo en nuestra sociedad y en nuestro planeta y que van a obligar a una revisión profunda de la organización social conocida hasta ahora.

No es una visión ideológica, sino simplemente la estructuración de una respuesta responsable frente a los desafíos a los que nos está enfrentando la evolución de nuestra sociedad.

En este artículo voy a exponer cual es mi visión de las dimensiones fundamentales de ese cambio, profundizando en una descripción de cada una de ellas para entender bien el punto de partida del Proyecto Iceberg.

En un artículo aparte, bajo el título “Misión, visión y objetivos”, sintetizaré el enfoque del proyecto en una Visión, que es la síntesis de las tres dimensiones principales, una Misión, que expresa cual es el fin último de esta iniciativa, y unos Objetivos concretos para contribuir a la construcción de las respuestas necesarias a los cambios que considero son la…