Entradas

El quite y la separación de poderes

Imagen
La tauromaquia, tan llena de sabiduría popular, está plagada de términos que representan conceptos aplicables en muchos otros ámbitos. Gracias a mi amigo Google, en la web Taurologia.com , he encontrado la siguiente definición de quite:


“Quite”, en opinión de Luis Nieto Manjón, autor del Diccionario ilustrado de términos taurinos, es una “Suerte que ejecuta un torero, generalmente con el capote, para librar a otro del peligro en que se halla por la acometida del toro.
 “Se conoce como suerte e impropiamente tercio de quites a la suerte que los diestros realizan por turno con el capote entre puyazo y puyazo”

El recientemente constituido Gobierno de España, con la destreza táctica que caracteriza a su “sub-presidente”, el ínclito Iván Redondo (no sé si sobra el “sub”) ha encontrado un capote para evitar que el toro de la satisfacción de su público -la izquierda retórica- pueda herir al maestro de lidia Pedro Sánchez, que se ha presentado para esta ocasión vestido de morado y estelado. El c…

Me declaro negacionista

Imagen
Entre borrego y negacionista, elijo negacionista. Negacionistade todo

Si tengo que elegir entre que me llamen negacionistay decir que si a todo, absolutamente a todo lo que se dice sobre el cambio climático, sin poder matizar ni preguntar ni dudar. Decir que si, no solo a los argumentos profundos de los científicos, sino también, sin rechistar, decir que si hasta a las chorradas que dice Jane Fonda, no sé si por encargo de alguien, culpando de todos los males del mundo, injusticias sociales incluidas, al cambio climático, elijo, sin ninguna duda ser negacionista.


Si tengo que elegir entre ser un maldito negacionistao asentir con cara de bobo a todos los argumentos maniqueos de todas las feministas, de las inteligentes y sensatas y de las estreñidas. Si esas son las opciones, sin posibilidades intermedias ni matices ni pensamientos personales, no tengan ninguna duda, soy un maldito negacionista.

Si me obligan a elegir entre ser un despreciable negacionista o sumarme al coro, por supuesto …

Los pensadores son una plaga

Imagen
En 1971 tuve la enorme suerte de que pasara por mi vida Francisco Jiménez, mi profesor de filosofía de sexto de bachiller, un señor de unos 40 años que acabada de abandonar su carrera de cura. Yo estudiaba entonces en el Instituto de Enseñanza Media Santa María de la Rábida, en Huelva. El instituto estaba, y sigue estando, en un precioso edificio de techos muy altos y puertas enormes, con una preciosa galería que daba a un luminoso jardín interior. Un espacio magnífico para aprender. Al menos así es en mi recuerdo.


Nos sentábamos en nuestra bancas y abríamos los ojos, a veces con curiosidad y otras con aburrimiento, para dejar entrar en nuestras cabezas todas aquellas cosas complicadas que nos explicaban esos hombres y mujeres, muy serios casi siempre, encargados de contarnos como era y como funcionaba el mundo.

Todos venían con las respuestas a nuestras preguntas. A veces, muchas veces, nos daban respuestas a preguntas que nunca nos habíamos hecho. En casi todos los casos, el método co…

Hijo mío, el coco no existe

Imagen
Yo nací sin el gen del fútbol. Cuando alguien me pregunta cuál es mi equipo, yo contesto que no tengo acciones de ningún equipo y me miran con cara rara. Soy un bicho raro, no solo porque no contesto automáticamente Madrid o Barsa, sino porque, además, mi respuesta hace referencia a un concepto económico que el que me pregunta no ve relacionado con su pregunta.


Los clubes de fútbol son entidades económicas que utilizan el deporte del balompié, por una parte, y la pasión de identificarse con una camiseta, sobre todo, para generar un beneficio económico para unos pocos y un enorme trampolín de notoriedad para la cúpula de cada club. Cómo no me apasiona el fútbol y no me identifico en lo más mínimo con una camiseta, me resulta más fácil ver la realidad del mecanismo económico y de relaciones públicas.

La utilización de la identificación emocional de los “forofos” con una camiseta ha dado muchísimos beneficios a los comerciantes del fútbol. Los forofos no romperán su carné aunque el equipo …

Solo VOX tiene éxito

Imagen
Voy a empezar por aclarar que ni he votado ni votaré a VOX, este artículo es simplemente un análisis frío (o eso pretendo), y muy breve, de la realidad de los partidos en España.

Cuando una empresa tiene mucho éxito suele haber dos razones básicas:
La empresa entiende bien lo que quieren comprar los cliente (o, al menos, una parte importante de esos clientes)

La competencia es lo suficientemente mediocre como para no dejar de pensar en ellos mismos y en los competidores y ponerse a pensar en los clientes


En la foto del debate de ayer vimos a cuatro fracasados y un hombre de éxito. 

Fracasado número 1. El Partido Popular, después de 20 años de tener más de 150 escaños en el congreso, ahora pretende poner buena cara porque las encuestas le auguran quedarse cerca de los 100 diputados.

Fracasado número 2. El Partido Socialista ha conseguido algo parecido. Hace 15 años estaba por encima de los 160 escaños y solo necesitaba alguna ayuda para sacar adelante la presidencia del gobierno. Hoy se ilus…

Votar con racionalidad

Imagen
Los partidos (y todos sus tentáculos) en estos días, tienen en mente un único objetivo: como influir en nosotros para conseguir que metamos en la urna la papeleta que les da el poder. Nada sorprendente, es muy lógico.

Ante ese interés de los políticos por influir, los ciudadanos podemos elegir entre dos actitudes, ceder y convertirnos en una derivación de sus tentáculos (consciente o inconscientemente) o pensarnos bien que vamos a votar y resistirnos a que manipulen nuestra voluntad.

La herramienta fundamental, casi la única, para manipular nuestra voluntad es la emoción (Esto no es solo aplicable a la política, es válido para cualquier proceso de publicidad) Por lo tanto debemos intentar no tomar decisiones sobre el voto basándonos en emociones. Dicho de otra manera, procuren evitar votar con el corazón o con el estómago, a esas vísceras van dirigidos todos los mensajes de los políticos (y los de sus tentáculos, por supuesto)


Si tienes que operar a tu hijo del corazón ¿quién prefieres q…

La democracia está sobrevalorada

Imagen
La democracia formal, la que consiste en esos ritos carísimos para llevar a 350 españoles al Congreso de los Diputados y 265 más al Senado, está exageradamente sobrevalorada. 
La hemos mitificado porque se ha considerado como la antítesis de la dictadura. Los propios vividores de esta “democracia” utilizan términos pseudo religiosos para convertir en algo indiscutible lo que en realidad no son más que mantras que les permiten crear mecanismos para poder ocupar un poder del que se benefician sin escrúpulos.

Hay tres argumentos elementales que permiten ver claramente que esa democracia no tiene, ni de lejos, el valor que los trepadores del poder le quieren dar:
1. No tienen en cuenta lo que votamos. Las últimas chapuceras negociaciones, montadas como paripé para conseguir hacernos ir a votar otra vez, dejan claro que a los jefecitos de los partidos les importa un bledo el resultado de las elecciones. Sin el menor pudor se pelean para ver quien se hace con el manejo de la mayor parte posibl…